Que la falta de un testamento no divida a tu familia

Testamento Nicaragua

Te has preguntado ¿qué ocurriría si hoy tenemos que decir “adiós”? ¿Cómo serían repartidos tus bienes? ¿Le darán  a tus beneficiarios el verdadero valor de los bienes que poseés? Son tantas las preguntas que nos invaden y aunque a veces tenemos las respuestas y la solución en la mente, nunca va a ser igual que dejarlo por escrito con un testamento.

Quizá estás joven y creés que no hay que temer hasta que llegués a la vejez, por eso ni pensás en preparar tu testamento, y no sos el único: “En Nicaragua no existe cultura de realizar testamento y por ello es que a veces existen tantos conflictos de propiedad y familiares”, explica Kenneth Hernández Guevara, experto en Derecho Administrativo Notarial y Registral y socio director del despacho Hernández & Asociados.

A consecuencia de esto vemos largos procesos judiciales que causan hasta conflictos en los mismos familiares, pero  vos podés cambiar esa realidad: preparar un testamento es parte del orden que debemos tener con nuestras finanzas. Los testamentos aseguran el bienestar de las personas que nos rodean, sobre todo de nuestros hijos, pareja o  padres; además que aseguran la continuación de los negocios familiares.

El artículo 945 del Código Civil de la República de Nicaragua define al testamento como: “un acto más o menos solemne en que una persona dispone libremente del todo o parte de sus bienes para que tenga pleno efecto después de sus días, conservando la facultad de revocar las disposiciones contenidas en él, mientras viva”.

¿A qué edad debo prepara mi testamento? La edad legal para actuar libremente en todo contrato, inclusive el testamento, es 18 años, pero el momento óptimo para realizarlo está “de acuerdo a la mentalidad de uno”, explica el abogado y notario Kenneth Hernández.

¿Por qué preparar mi testamento? Si tenés negocios, empresa, casa o muchos otros bienes; te gustaría que queden en buenas manos y aseguren el sustento de tu familia, ¿verdad? Para que no haya inconvenientes lo mejor es que dejés tus bienes divididos como mejor considerés; al final de cuentas sólo vos conocés a tu familia y sabés quiénes son aptos para administrar determinadas propiedades.

¿Qué necesito para preparar mi testamento? Lo único que necesitás es poseer bienes (sin importar la cantidad) y tener la edad estipulada por la ley.

Es muy importante que a la hora que preparés tu testamento dejés a tus familiares los bienes por separado pues si les dejás todos los bienes a partes iguales sin división, puede ocasionar problemas: los beneficiarios quizá no se pongan de acuerdo y generen conflictos judiciales que pueden tardar años para resolverse.


No te perdás: Lo que debés saber de la prescripción de deudas en Nicaragua


¿Y qué pasa con las cuentas? En el caso de tus cuentas bancarias es necesario que antes de la elaboración del testamento revisés con el banco a quiénes definiste como beneficiarios pues si ninguno de ellos aparece en el testamento como heredero, podría generar un problema que retardaría la división de los bienes. Deben coincidir los nombres en ambos casos.

También es importante considerar a otras personas que puedan ser responsables de los hijos menores y de los bienes en el caso que el albacea que hayás escogido muera en el mismo momento que vos. De este modo te asegurás que tus hijos quedarán protegidos y que el/la responsable de ellos va a administrar sus bienes de la mejor manera.

¿Es válida una carta o correo? Si tu dolor de cabeza es porque no sabés cómo elaborar un testamento, te cuento que solo lo podés hacer ante un notario público, ellos son los únicos que tienen la potestad para autenticarlos. En el caso de que lo redactés a mano, el testamento es válido siempre y cuando esté respaldado por el notario.

El abogado y notario Kenneth Hernández explica que a eso se le llama “Testamento público cerrado, es decir el testador redacta personalmente su disposición de última voluntad, otra persona lo puede hacer a su ruego, pero debe comparecer ante el notario y en presencia de 5 testigos, decir a viva voz que en ese documento cerrado se encuentra su testamento. Y el notario lo que hace es levantar un acta”.

¿Cuánto cuesta hacer un testamento? No creás que el notario te va a cobrar la cantidad que quiera, resulta que el Código de Aranceles Judiciales ya establece el monto que se debe pagar: el costo es de 1.5% del valor de los bienes que se presenten ante el notario y que serán escritos en el testamento.

Ahora que ya sabés cómo preparar tu testamento, no tenés excusas; lo mejor es dejar asegurados tus bienes en manos de tu familia o en quién vos considerés; es la forma más óptima de darle peso a tus pesos aún después del “adiós”.


Contenido relacionado

¡Suscribite ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *