¿Cuánto tendrás de pensión con la nueva reforma INSS?

Reforma INSS 2018

Trabajadores, empleadores y jubilados por igual tendremos que aportar más al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) a partir de julio de 2018, a cambio de… recibir menos. Exactamente así pueden resumirse las resoluciones 1/317 y 2/317, difundidas por el Gobierno esta semana, las que podés descargar descargar aquí.

De forma sencilla, estos son los cambios que debemos enfrentar y cómo tocarán tu bolsillo:

1. Todos a aportar más. Empleadores, asalariados y trabajadores por cuenta propia que cotizan al Seguro Social, deberán incrementar su aporte a partir del 1 de julio. En el caso de los empleadores el ajuste será gradual, entre 2018 y 2020, mientras que para los trabajadores será de una vez a partir del 1 de julio (es decir que en tu primer pago de ese mes, verás menos dinero). ¿Cuánto más vamos a aportar?

  • Las empresas pasarán de aportar el 19% del salario bruto de cada trabajador en concepto de INSS patronal, a contribuir el equivalente del 22.5%. Es decir, actualmente por un trabajador que gana C$12,000 su empleador le da al INSS C$2,280; la reforma elevará gradualmente ese aporte hasta llevarlo a C$2,700 el 1 de enero de 2020.
  • Los asalariados aumentarán su aporte al INSS, del 6.25% al 7% de su salario bruto a partir del 1 de julio próximo. Para saber cuánto más vas a pagar –o cuánto menos vas a recibir en tu pago–, multiplicá tu salario bruto (sin ninguna deducción) por 0.0075. Ejemplo: C$12,000 x 0.0075= C$90. Esa persona pasará de dar al INSS cada mes C$750, a C$840.
  • Quienes trabajen por cuenta propia, afiliados al seguro facultativo, también desembolsarán más: para la modalidad con atención médica (integral), la contribución mensual pasará del actual 18.25% del salario establecido, a 22.25%; y en el caso del facultativo que es sólo para acumular de cara a la pensión (IVM, sin atención médica), pasa del 10% de su salario al 14%. Este cambio también aplica a los ministros de cualquier religión –que tienen una tasa especial–, a quienes se les aumenta en cuatro puntos porcentuales su contribución: 17.60% régimen integral y 11.60% IVM.
    Si estás en este grupo que paga facultativo y pensás simplemente recortar el salario sobre el cual cotizás para enfrentar el incremento, recordá que eso puede afectarte en el largo plazo, tal como te expliqué en este artículo.

2. Ya no hay límite para el salario cotizable. A partir del 1 de julio todos los asalariados aportarán al INSS por igual el equivalente al 7% de su pago bruto. Hasta antes de esta reforma se hacía sobre un máximo de C$88,000, independientemente de cuánto más fuera su salario.

Este segmento de los trabajadores ha sido el que más ha sufrido las últimas reformas al INSS, pues hasta antes de la reforma vigente desde 2014, su salario máximo cotizable era de C$37,518, el que se ha ido aumentando gradualmente, reduciendo sus ingresos netos. Si estás en este grupo y querés saber cuánto vas a pagar de INSS a partir de julio, multiplicá tu salario x 0.07.

3. Se modificó la fórmula de cálculo de la pensión. Actualmente, en dependencia de cuál es el salario promedio con el que te vas a jubilar, se usa una de las dos fórmulas de cálculo para las pensiones, las que tienen unas variaciones que cambian significativamente el porcentaje de salario que vas a recibir como pensión. La reforma INSS elimina esta diferenciación y deja una fórmula única para todos los nuevos pensionados.

Según las pruebas hechas por Dele Peso a sus Pesos, el cambio prácticamente garantiza que gran parte de las nuevas pensiones queden en el mínimo permitido por ley, que es el salario mínimo de la industria manufacturera. Actualmente ese salario es de C$5,338.17 y se ajustará nuevamente en septiembre. Aquí podés hallar la tabla salarial 2018.

La reforma además bajó la tasa de reemplazo máxima del 80% al 70%. ¿Qué significa esto? Que ahora lo más a lo que podemos aspirar como pensión es al 70% del salario promedio con el cual vamos a jubilarnos. He leído algunas publicaciones periodísticas y no periodísticas que erradamente afirman que “ahora vamos a recibir el 70% de tu último salario como pensión, en vez de 80%”, pero no es así, recordá que no se define automáticamente según tu último salario, y el porcentaje logrado como pensión, en su mayoría, no alcanza el 70%. Si tenés dudas sobre cómo se define el salario de referencia para tu pensión, podés aclararte con esta tabla:

¿Cuánto baja la pensión con la reforma INSS y su nueva fórmula universal? En Dele Peso a sus Pesos actualizamos nuestro archivo descargable para calcular la pensión, dejando en una de las dos pestañas la fórmula antes a la reforma –aún vigente– y la nueva, para que podás comparar qué tanto fue reducida tu futura pensión. Para darte un ejemplo: una persona que se jubilara con un salario promedio de C$15,000 y las 750 semanas mínimas que exige la ley, hubiese obtenido como pensión el 50.27% de su salario, es decir  C$7,540. 38. Con la nueva fórmula esta persona obtendría como pensión el 43.85% de su salario, o sea: C$6,576.92, a lo que habría que restarle el nuevo aporte que deberán dar los jubilados, para recibir C$6,248.08 netos.

Para que podás sacar estas cuentas con tu número de semanas cotizadas y salario promedio (¿cómo saber cuántas cotizaciones tengo? podés consultarlo gratuitamente en tu delegación INSS más cercana al domicilio), te compartimos el archivo descargable en Excel, al que sólo vas a modificar las celdas señaladas con flecha.

➡Descargable para calcular tu pensión -CON Y SIN REFORMA-⬅

Si ya estás en edad de jubilarte y seguís cotizando para mejorar tu pensión, te recomiendo tramitarla pronto, antes de julio.

En el caso de la pensión reducida, ésta no ha sufrido cambios. Aquí podés encontrar las cinco categorías de esa pensión, según el número de semanas cotizadas (menos de 750).

4. Todos los pensionados seguirán aportando al INSS. Cada mes quienes reciban pensiones por vejez, invalidez e incapacidad, recibirán 5% menos de su pensión acostumbrada, para continuar aportando al INSS y garantizar su atención médica. Esta es una nueva afectación a los jubilados, pues como ya te explicamos en este artículo, gran parte de ellos perderán el beneficio del subsidio a la factura de energía. En resumen: una gran masa de pensionados de vejez recibirán menos ingresos y tendrán que pagar más por energía.

5. Se reducen las asignaciones familiares. Este es un cambio del que poco o nada se ha dicho: hasta antes de entrar en vigencia la reforma, una manera de incrementar sustancialmente la pensión si el jubilado tiene dependientes, es a través de las asignaciones familiares, que se suman a la pensión calculada con la fórmula. Pero éstas fueron reducidas. Si la persona jubilada tiene esposo/a o unión de hecho estable se sumaba 15% a la pensión, ahora ese porcentaje será de 13.5%. En el caso de los hijos menores de edad (hasta 21 años si están estudiando y solteros) o dependientes ascendientes (sus padres) mayores de 60 años, el porcentaje bajó de 10% a 9%.

Como verás, la reforma INSS afectará directamente a trabajadores, empleadores y jubilados, por lo cual es momento de hacer cuentas, prever cuánto van a reducirse tus ingresos y afilar el consumidor inteligente que llevás dentro, especialmente porque todas estas medidas pudieran provocar un efecto inflacionario que elevará los precios que pagamos por gran cantidad de productos, y porque no serán las únicas: el INSS anunció que en cinco años se va a “revisar” el efecto de esta reforma y se harían nuevos ajustes sobre la base de esos resultados. Debemos prepararnos.


Contenido relacionado

¡Suscribite ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Leonel dice:

    Exelente informacion muy importanta para todos los que una vez cotizamos y los que siguen cotizando

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *