Por qué no debemos correr al banco a sacar nuestros ahorros

Recientemente circuló en las redes sociales un preocupante video que aparentemente busca crear pánico financiero, en el cual se “exhorta” a la ciudadanía a retirar sus ahorros del sistema bancario nicaragüense, argumentando básicamente que (en el mismo orden mencionado en el video):

  1. El Gobierno puede tomar parte de los depósitos para hacer frente a sus gastos porque sus ingresos han disminuido debido a que “la economía ha entrado en recesión”.
  2. Para evitar que “el Gobierno nos robe”, hay que sacar los depósitos y guardarlos “debajo del colchón o debajo de la almohada”, porque ahí están “más seguros”.
  3. Retirar el dinero hará que los bancos colapsen, pero no así la economía de los ciudadanos.
  4. Si Daniel Ortega se va del poder, puede sacar los 2,000 millones de dólares de reservas internacionales que tiene la banca “y se los puede robar”, tal como “ocurrió” durante el fin de la época somocista.

Tras recibir numerosas consultas de parte de los lectores de Dele Peso a sus Pesos, nos motivamos a analizar seriamente punto por punto:

1. El Gobierno puede tomar parte de los depósitos para hacer frente a sus gastos porque sus ingresos han disminuido debido a que “la economía ha entrado en recesión”.

Ningún gobierno puede meter mano a los depósitos de los ahorrantes; el economista Néstor Avendaño reitera que existe un sistema de control riguroso entre las entidades bancarias, el Banco Central y la Superintendencia de Bancos. Además, parte del encaje bancario o esas “reservas líquidas” de las entidades financieras, se encuentra en bancos en el extranjero y no cualquiera puede aparecerse a pedirlos.

Asimismo, hay que aclarar que la economía nacional no se encuentra en recesión, sino en desaceleración, es decir: a causa de la inestabilidad política la actividad económica se ha reducido, pero no al punto de afirmar que hay recesión; para ello se necesita que la pérdida generalizada de la actividad económica se dé durante al menos dos trimestres. Esto no ha ocurrido.

En el hipotético caso que el Gobierno necesitara fondos “extra” para cubrir sus gastos podría optar por emitir deuda pública a través de la Bolsa de Valores y mediante ella se capitalizaría, o también –ante un caso extremo– podría solicitar al Banco Central mayor emisión de moneda nacional, como bien explica Avendaño en su blog.

Ningún gobierno en la historia de Nicaragua ha tomado recursos de los depositantes para financiar gastos del gobierno central”, añade.

2. Para evitar que “el Gobierno nos robe”, hay que sacar los depósitos y guardarlos “debajo del colchón o debajo de la almohada”, porque ahí están “más seguros”.

Como explicamos anteriormente, no es posible que venga el gobierno a llevarse nuestros ahorros. Asimismo, en general nunca un bien estará mejor resguardado en nuestros hogares que en una bóveda de banco, mucho menos en un contexto de incremento de la delincuencia e inseguridad como el que vivimos.

3. Retirar el dinero hará que los bancos colapsen, pero no así la economía de los ciudadanos.

El retiro masivo de los depósitos se denomina “pánico bancario” y en ningún país del mundo donde se ha dado ha dejado buenos resultados para la economía de sus ciudadanos. Ante una fuga de esta magnitud quedan dos posibilidades (y ninguna nos favorece a los ahorrantes): la primera es restringir completamente los retiros, lo que se conoce popularmente como “corralitos”; pasó en 2001 en Argentina y más recientemente en Grecia. La otra opción es que no se restrinjan los retiros y que los bancos colapsen –como lo augura el video en cuestión–, lo que afectaría a la ciudadanía en general.

¿Por qué? Porque produciría una severa crisis económica que sí nos llevaría a la recesión.

El peor escenario para el país y la economía sería un colapso bancario”, advierte el economista Adolfo Acevedo.

“Sería arruinarnos a nosotros mismos”, señala el economista Néstor Avendaño.

Sin duda, una situación como esa produciría una inestabilidad total del córdoba, fuga de capitales, caída de la inversión, desempleo, estrategias de recuperación pronta de la cartera de créditos colocados (eso que deben personas ahorrantes y no ahorrantes) y un efecto dominó negativo para todo el país. Si no queremos que esto pase, evitemos especulaciones en torno a la banca.


No te perdás: En este contexto, ¿están seguros mis ahorros? Los bancos y el Fogade contestan


4. Si Daniel Ortega se va del poder, puede sacar los 2,000 millones de dólares de reservas internacionales que tiene la banca “y se los puede robar”, tal como “ocurrió” durante el fin de la época somocista.

Empecemos por aclarar: las reservas internacionales de cualquier país no estás compuestas únicamente por las previsiones de la banca, sino que contienen todos los activos en moneda extranjera, tanto en efectivo, como en títulos valores y hasta en metales preciosos.

En el caso de Nicaragua, estas reservas (calculadas al 17 de mayo en US$2,983.7 millones, según el Banco Central) contienen el encaje bancario, los recursos del Fondo de Garantía de Depósitos de las Instituciones Financieras (FOGADE), lo adquirido mediante la subasta de letras que realiza el Banco Central, los flujos de Inversión Extranjera Directa, cooperación oficial, entre otros.

Dichas reservas NO se encuentran en las bóvedas del Banco Central, ¿dónde están? Este gráfico sobre las Reservas Internacionales Brutas (RIB), del Informe Anual 2017, nos lo explica:

retirar ahorros

Como verás, la GRAN mayoría se encuentra en depósitos e inversiones en el extranjero, donde –nuevamente– no cualquiera puede ir a sacarlos.

En cuanto a la comparación con la era somocista, debemos recordar que en ese entonces no existían los instrumentos de control que hay ahora, por tanto no cabe hacer relación de una cosa con la otra.

¿En qué quedamos entonces?

Hacer afirmaciones como las realizadas en el video difundido es sumamente irresponsable, por lo cual en países como Guatemala y Estados Unidos está penado.  Debemos evitar ser propagadores de desinformación que pudiera afectarnos a todos y las autoridades deben dar seguimiento a este tipo de falsas alarmas.

Los bancos hasta ahora están sólidos, por lo cual no existe razón para entrar en pánico”, aclara el economista Adolfo Acevedo.

¿Hay razones para alarmarnos? No. La liquidez (porcentaje disponible de los depósitos) del Sistema Financiero Nacional ha aumentado, y está en niveles superiores que los de países vecinos, según el último Informe Financiero:


Si para mayor tranquilidad tuya decidís tener una reserva de efectivo en estos días de incertidumbre, estás en tu derecho y podés hacerlo, pero considerá que el monto no sea demasiado alto, pues recordá el riesgo de tener dinero en casa. Y, sobre todo, que dicho monto sea una previsión en caso de que por movilizaciones o tranques no podás ir a un ATM o a una sucursal bancaria, y no guiados por un temor infundado y alarmista.


Especial para vos: ¿Estás preparado/a para una crisis económica?


Contenido relacionado

¡Suscribite ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *