¿Cuándo me conviene vender mi vehículo?

cuándo vender mi vehículo


En las últimas semanas me llegaron varias preguntas relacionadas con la compra y venta de vehículos, tanto nuevos como usados, lo que me llevó a indagar más sobre el tema y hoy te traigo toda la información 👌.

Primero, recordemos que comprar un vehículo –nuevo o usado– no es una decisión que debamos tomar a la ligera, al contrario: junto con la adquisición de nuestra vivienda son las dos decisiones financieras más importantes para la gran mayoría de personas, por tanto debés valorar todos lo gastos paralelos que conlleva la compra.

Para saber si técnica y económicamente es mejor adquirir un vehículo nuevo o usado, además del tiempo que debés esperar para vender/comprar, busqué a un experto en el tema: Juan Carlos Zúniga, director estratégico de Grupo El Chele, que incluye empresas de venta, renta y reparación de vehículos.

En una amplia conversación que podés encontrar en el canal de Youtube de Dele Peso a sus Pesos (suscribite, vamos a estar subiendo nuevo material cada mes), Juan Carlos nos aclara los mitos que hay en torno a los precios de reventa de ciertas marcas, ventajas y desventajas de vender a otros particulares o a revendedores y mucho más, de lo que extraemos:

¿A quién vender? Todo dependerá de cuánto tiempo disponés para vender el vehículo. ¿Estás dispuesta o dispuesto a esperar a que llegue un comprador que pague lo que pedís, o te urge el dinero? Si contás con tiempo Juan Carlos recomienda que usés redes sociales y plataformas disponibles para publicar anuncios de ese tipo (Como Carros Nicaragua, Encuentra24 y Todo Busco) y esperés por lo menos 15 días, idealmente entre 20 días y un mes.

Si tenés prisa y estás pensando vender el vehículo en concepto de prima a una empresa distribuidora de autos nuevos, tomá en cuenta que ellos tendrán que asumir ese tiempo de espera por vos, por lo tanto te ofrecerán un precio significativamente más bajo que un comprador particular. Lo mismo aplica si lo vendés a un autolote.

¿Cuándo vender? No necesariamente hay un tiempo específico, sino que dependerá del kilometraje que tenga el vehículo. En el caso que hayás adquirido uno seminuevo o con varios años de uso, Juan Carlos recomienda cambiarlo cada 18 ó 24 meses, o bien una vez  recorrás 40 mil kilómetros. En el caso de los automóviles nuevos, al hacer la relación entre su acelerada depreciación y uso que se le puede dar, la recomendación sería cambiarlo a los tres años de uso.

Sin embargo, recordá que esto no te será posible si lo adquiriste a un plazo muy largo, pues tu saldo de deuda seguiría muy elevado, probablemente incluso superando el precio del automotor.

¿Hay marcas con mejores precios de reventa? Realmente no es tan así: hay ciertas marcas predilectas en el mercado local cuyo precio de reventa es mayor, pero no es del todo por la marca como tal, sino porque: 1. su precio original era mayor que otros similares, por tanto su precio base será siempre más alto, y 2. por la rapidez con que se mueva dicha marca.

“La diferencia es que la demanda de esa marca hará que lo vendás más o menos rápido y ahí entra en juego el costo de oportunidad de ese dinero”, expone el director estratégico de Grupo El Chele.


Te recomiendo: Mantenimiento de vehículos y las garantías: ¡no gastés de más!


¿Es buena idea comprar autos a una rentadora? Juan Carlos asegura que, por ser los vehículos la fuente de ingresos de las rent a car, su cuidado es mucho mayor, debido a que esas empresas no pueden arriesgarse a que sus vehículos se queden “varados”.

“Te puedo garantizar que los carros de las arrendadoras está mejor cuidado que el de cualquier particular”, asegura.

¿Nuevo o usado? Con los años de experiencia que tiene nuestro entrevistado  en la compra y venta de vehículos dice tajantemente: ninguno es mejor. Y coincide con los comentarios que les he hecho mediante las redes sociales cada vez que me preguntan sobre este tema: siempre depende.

¿De qué depende? Primero, de tu realidad económica y capacidad de pago; segundo, de otras realidades al margen de la parte financiera, como  por ejemplo tu experiencia con vehículos y el nivel de riesgo que podás/querrás correr al comprar un auto usado.

A nivel personal les comparto que mi primer vehículo fue usado (viejito) y pasé muchas malas experiencias con él. Y cuando sos novata/o, el que tu vehículo te deje en la calle puede ser traumático y hasta peligroso. Pese a ello hubo una ventaja: estaba aprendiendo a manejar, por tanto vivía raspándolo y golpeándolo, pero por su antigüedad esas reparaciones no eran para nada caras si se compara con lo que implicaría gastar con un auto seminuevo o nuevo. Ya con mi segundo y tercer carro opté por vehículos nuevos para tener 100% de seguridad que no tendría inconvenientes, sin embargo, ahora que conozco más sobre el tema, me atrevo a decir que del cuarto vehículo que compraré en adelante, serán usados.


Conocé las 5 lecciones que aprendí de mi último crédito de vehículo (y cómo me ahorré US$1,200)


  • Ventajas del nuevo: no dará problemas mecánicos, y si los diera, tiene la garantía del fabricante/concesionario. Desventajas: cualquier reparación será mucho más costosa y vas a sufrir su rápida depreciación.
  • Ventajas del usado: precio más asequible y la depreciación ya la pagó otro, por tanto el precio de reventa que vayás a dar no será tan dramáticamente inferior que lo que pagaste, siempre y cuando esté bien conservado. La otra ventaja ahora es que si lo comprás en algún autolote o distribuidor de vehículos, también tendrás garantía.

La Ley 842, o Ley de Protección de los Consumidores, dice en su artículo 43:

En el caso de los vehículos automotores usados, la garantía mínima exigida, será de seis meses o veinte mil kilómetros, la circunstancia que ocurra primero, estando la persona proveedora obligada a garantizar el funcionamiento integral del vehículo durante ese tiempo”.

Pero, si se compra a un particular, difícilmente podrías aplicar la ley.

Si querés todos los detalles de la charla que tuve con Juan Carlos, podés ver el video completo aquí:

 


¡Suscríbete ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *