No todas las bujías LED ahorran lo suficiente, solucionalo ya

Bujías LED

Seguramente ya consideraste cambiar tus viejas bujías incandescentes por unas nuevas LED (Diodo emisor de luz, por sus siglas en inglés). El amarillo antiguo pasaría a ser un color blanco ahorro de dinero.

Pero antes de creer que cambiar todas sus bujías golpeará directamente el bolsillo de la empresa distribuidora de energía y te dejará el suficiente dinero para “comer caviar los fines de semana”… te tenemos malas noticias. No funciona tan así.

Primero. Sí, cambiar tu bujía incandescente por una LED te hará ahorrar algo de dinero. Pero también debés considerar otros factores.

A la hora de escoger tu nueva bujía LED no te dejés llevar por los watts para medir la intensidad. En realidad el valor que se busca ahora son los lúmenes. Por ejemplo, según explican en el sitio Cnet.com, una bujía incandescente de 150 watts será equivalente a una LED de 25 a 28 watts. Esa diferencia podría confundir a muchos, por eso lo recomendable es usar lo lumen, que para los valores anteriores serían 2,600 en promedio.

El cálculo que debe tomar en cuenta es que una bujía de 100 watts, por ejemplo, emite aproximadamente mil lúmenes. Así que bien podés ir a la tienda y preguntar por lúmenes en lugar de watts para estar claro de lo que estás comprando.

Lo recomendable en este caso es que valorés que a más lumen, tendrás más iluminación, aun cuando los watts sean mucho menores que sus pares incandescentes.


☑ Recomendado: 5 tips para no quedarte sin plan de datos.


Otra cuestión a considerar es que las bujías LED suelen ser más caras que las incandescentes. Eso significa que quizás debás pagar más dinero por la compra inmediata, pero a largo plazo verás el ahorro con un menor consumo de energía, menos recalentamiento y una larga vida útil. Y ya sabemos que en Nicaragua pagamos la energía más cara de la región, por tanto: más que un gasto, sería una inversión.

La vida útil de las bujías LED suele ser de varios años, se calcula en más de 20. Pero eso puede reducirse considerablemente si no se le da el espacio adecuado para que la bujía pueda enfriarse. Contrario a lo que popularmente puede pensarse, tus nuevas bujías también se calientan y para ello necesitan suficiente espacio para  enfriarse.

Es fundamental que si están colocadas en un lugar cerrado o incrustadas en el techo –como ocurre en las casas que más recientemente se construyen en el país–, se les debe buscar un espacio para que el calor generado por el uso se disipe.

Una última recomendación sería medir bien la cantidad de luz que se dará a cada cuarto de la casa, pero eso dependerá del tamaño de la habitación. Sin embargo, en términos generales podemos decir que no es lo mismo comprar una bujía para la sala, que para la cocina o para el baño. Así que se debés tener en cuenta esto para que también la factura de energía eléctrica se reduzca: un cuarto muy pequeño y con mucha iluminación, se traduciría como un desperdicio de dinero, así que pensá bien qué tan iluminado querés cada espacio.

Ahora, si apostás por un interruptor de intensidad, también debés valorar que no todos los interruptores que funcionaron con bujías incandescentes lo harán con las LED. A veces lo mejor es reemplazarlos por completo. Eso debe valorarse principalmente por el funcionamiento de la bujía. Si no enciende o parpadea, el interruptor debe ser reemplazado. En otro post podemos abordar este tema en particular y también hablar sobre las fugas de electricidad en tu hogar, para que le des peso a tus pesos.


Vladimir Vásquez

Periodista, amante de la tecnología, los videojuegos y de vender sus aparatos después de un año de uso. Pueden seguirlo en Twitter como @vasquezvladimir


 


¡Suscríbete ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. Luis Soza dice:

    Hola, Vladimir, buen artículo, muy acertado. Importante comentar que las bujías LEDs son realmente un arreglo de diodos, por lo que si uno se daña, el conjunto continúa funcionando. Otro factor a tomar en cuenta, es la temperatura de color, es decir, hay LEDs con luz cálida, media y fría (amarillos, medios y blancos)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *