Estos son los “pecados” financieros que no debés cometer en vacaciones

errores financieros en vacaciones

Semana Santa, al margen de tus creencias religiosas, es el primer periodo de vacaciones extendido del calendario que todos disfrutamos. Si no te organizaste adecuadamente probablemente aún estés pagando las cuentas de las vacaciones de finales del año pasado pero eso no debe ser impedimento para que esta vez lo hagamos mejor. En esta ocasión quiero compartirte los errores o “pecados” que tu bolsillo no tiene por qué soportar:

1. No hacer cuentasUsualmente primero hacemos los planes y hasta después vemos de dónde saldrá el dinero, pero esa práctica puede empujarte a adquirir un crédito innecesario, hacer adelantos de salario que luego comprometerán tus finanzas por varias quincenas o meses, o gastarte el dinero que ya tenías destinado para otro fin.

2. Abusar de la tarjeta. En las épocas de vacaciones en que hay mayor movilización de turistas nacionales es cuando más veremos promociones para incentivar el uso de las tarjetas de crédito, pero esa no debe ser excusa para abusar del plástico. Recordá que estas promociones están hechas precisamente para vender más, por ello los locales donde las hallarás disponibles son precisamente los más costosos de cada zona. Leé a detalle los reglamentos de esas promociones y consultá con tu billetera si está dentro de tus posibilidades.

Otra manera de abusar de la tarjeta es cuando no tenés del todo dinero disponible para vacacionar pero te empeñás en hacerlo. ¿Cómo? Con el crédito. Esta nunca va a ser una buena decisión y peor aún si tu nivel de endeudamiento ya está elevado.

3. Improvisar o cambiar de planes. La planificación es clave para todos los aspectos de nuestra vida, pero especialmente para nuestras finanzas. Si no hacés planes antes de empezar a gastar –y que esos planes estén ajustados a tu realidad– vas a excederte y el gustazo de unos días se convertirá en un dolor de cabeza por largo rato.


No te perdás: Vacaciones: que el gustazo no se convierta en trancazo


Debés planear desde las actividades que harás, los lugares que visitarás, dónde te hospedarás, qué medio de transporte usarás, dónde comerás y todo que te pueda generar algún tipo de gasto, por muy pequeño que parezca. Si no hacés planes, así tengás un monto definido para tus vacaciones, se te irán en un abrir y cerrar de ojos porque irás improvisando.

4. No cotizar. Nunca podemos adquirir un producto o servicio en el primer sitio que consultamos. Siempre debemos tener al menos dos opciones (lo ideal es que sean tres). La ventaja de esta época es que podés cotizar precios por redes sociales, web, teléfono o correo electrónico. Hacé tus planes, cotizá y compará las opciones.

5. No tener un plan B. Especialmente en temporada alta –como es el caso de Semana Santa– el hotel podría cancelarte la reservación; el restaurante donde habías decidido ir podría estar excesivamente lleno y te tocaría buscar a última hora otro sitio (tal vez más caro) y muchas posibilidades más.

El plan B podés hacerlo con las otras opciones que consideraste a la hora de cotizar precios, ¿ves por qué es importante? Lo mejor siempre es pensar en más de una alternativa para que ni vos ni tu bolsillo sufran.

Ahora que ya conocés cuáles son los “pecados” que no debés cometer en estas fechas, será más fácil evitarlos. Recordá que para pasarla bien no tenés que empeñar desde ya tu aguinaldo, ni pasar sufriendo los meses posteriores.


Contenido relacionado

¡Suscribite ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *