Conocé las opciones para arreglar tus problemas de deudas

Consolidación de deudas

Durante los últimos años se aceleró el otorgamiento de créditos en Nicaragua, según datos oficiales, y con ello la mora de gran parte de esos préstamos.

Entre créditos formales e informales, en instituciones financieras, tiendas o comercio al detalle, gran parte de la población se ha sobreendeudado (aquí podés calcular tu nivel de endeudamiento y saber si es tu caso), lo que sumado a la dolarización de la economía y el deslizamiento del córdoba respecto al dólar, ha ocasionado que cada mes se dificulte más cubrir los pagos, lo que hace inminente la búsqueda de una salida, pero… ¿cuál?

Cuando llevás cuotas atrasadas o estás constantemente buscando nuevos créditos para cubrir los compromisos, se piensa en arreglos de pago, reestructuración del crédito, consolidación de deudas o un refinanciamiento, pero ¿cómo saber cuál es mejor para vos? Aquí te explico a detalle cada uno:

Arreglo de pago: se usa cuando el cliente está en mora y consiste en ponerse de acuerdo en el tiempo y montos a pagar para ponerse al día. Este procedimiento se realiza generalmente con el área de cobro y no provoca mayor problema a tu récord, como sí lo ocasionaría no pagar o un cobro por la vía judicial.

Reestructuración: es la alternativa cuando hay una disminución en la capacidad de pago o deterioro del  ingreso. Consiste en alargar el plazo del crédito vigente (muy probablemente en mora) para reducir la cuota, facilitando el pago. Suena favorable pero es muy negativo para tu récord crediticio (algunas instituciones niegan de tajo cualquier solicitud de crédito tras una reestructuración). También se realiza con el área de cobro de las instituciones financieras.


No te perdás: Lo que necesitás saber sobre los abonos extraordinarios


Consolidación de deudas: es la unificación de las deudas –con una o varias instituciones financieras–, las cuales generalmente deben estar al día. OJO: no todas las instituciones consolidan deudas externas (es decir con otros bancos o financieras), algunas sólo consolidan las deudas que tengás con ellos. La ventaja de esta opción es que pagarás una sola deuda y una sola tasa de interés (generalmente tasa fija); conviene más cuando el grueso de las deudas es con tarjetas, por sus altos intereses. Generalmente este procedimiento se hace con las áreas de negocio de las instituciones.

Refinanciamiento: consiste en obtener un nuevo crédito aunque tengás vigente otro con la misma institución (siempre que tu capacidad de pago y límite de endeudamiento te permita) y con el desembolso se cancela la  deuda y te queda una diferencia a tu favor. También se hace con las áreas de negocios.

Sea cual fuere la opción que vas a tomar, recordá que es vital pagar nuestras deudas, pues no hacerlo es el peor golpe que podés darle a tu récord crediticio, el cual –al igual que tu récord de policía– puede abrirte o cerrarte puertas en el futuro.


Contenido relacionado

¡Suscribite ahora!

Si querés darle peso a tus pesos, podés suscribirte por correo electrónico.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *